Content

0 comentarios

Por sus uñas las conoceréis


Estoy sobrevolando Fargo,  lo que hace que hasta el vuelo sea muy cinematográfico. Cuando os escribo, viajo a más de 11.000 metros de altitud y a casi 800 kilómetros por hora; llevo exactamente 10 horas en el avión, me quedan otras 3 y estoy sumida en el más profundo de los hartazgos. He visto una película, comido, leído una revista, merendado, preparando la estancia en Nueva York (era los únicos itinerarios que nos faltaban por planificar), hasta he paseado por la cabina y echaado una cabezada, pero empiezo a desesperar. Por eso precisamente me acuerdo del blog, porque para eso es, para pensar en las cosas que me gustan para ahuyentar así cualquier mal que planee por encima de mí.
He de reconocer que no se me está haciendo tan tedioso como pensaba, pero acuso un cansancio de dos noches muy intensas y necesito pisar tierra y meterme en una camita cómoda durante muchas horas seguidas.
Puedo afirmar, por tanto, que las primeras horas de mi luna de miel son una carga bastante pesada. Y no es un sentir exclusivamente mío. En los veintipocos pasos que he podido dar por los pasillos del avión, he reconocido otras parejas de viaje de novios. No soy adivina ni detective, pero bastan un par de pistas para dar en el clavo. No es que se miren acaramelados ni se besen sin cesar; no es que se miren durante horas; no es que comenten anácdotas del enlace. No. Sólo hay que ver que están cansados (con un cansancio acumulado durante meses) a la par que relajados como nunca. El otro ingrediente para el éxito en las pesquisas es ¡la manicura francesa!
Ya sé que no sólo la lucen las novias, pero podría asegurar que en este avión las que la llevan son todas recién casadas y que no he visto con ella a ninguna otra mujer de otro estado civil o que no esté estrenando uno. Curioso, ¿no?
Sé que me he saltado comentar la boda, pero creo que merece contarse otro día con mejor disposición. Por supuesto, estoy encantada aunque a la vez un poco triste. Me faltaron horas y paciencia para disfrutar de todo el mundo. Finalmente comprobé que, por mucho que te lo propongas, no puedes estar con 150 personas en un puñado de horas. Tengo la sensación de no haber estado absolutamente con nadie, bueno, sí, con los niños (es increíble la fascinación que despierta el tul en ellos y yo llevé un montón de metros) y me apena mucho. Quería y tenía mucho que decirles a muchos de los seres queridos que me acompañaban, pero no tuve ocasión. Además, nos cambiaron al maitre ese día y no sabía absolutamente nada de todo lo que habíamos preparado y colocó las mesas como le vino en gana, pese a tener a su disposición el plano y la numeración correcta.
La aparición de varios imprevistos y la mala predisposición de este señor que no hacía más que venir a agobiarnos y contarnos o ponernos problemas atentaron seriamente contra mi alegría. Menos mal que tenía de sobra pero, si os soy sincera, no disfruté tanto mi día como me hubiera gustado. Y me entristece. Sobre todo porque había pasado una mañana estupenda, tranquila y contentísima, saboreando cada minuto con mis padres y mi hermana, cada tirón de pelo con Marta, cada sorbo de albariño y cada canción que pusimos. Y por culpa de un maitre antipático que no sólo no colaboró con nuestra organización, sino que se erigió en enemigo, mi actitud positiva hizo mutis por el foro. Novias, novios, no seáis como yo e intentad mantenerla en todo momento. Yo iba mentalizada para hacerlo, pero en el momento del examen, olvidé cómo se hacía. Así que yo también soy culpable de no haberme dejado disfrutar más. Tomo buena nota.
Han pasado tres cuartos de hora desde que empecé a escribir. Estoy durmiéndome y voy muy lenta porque, aunque diga el monitor que en Los Ángeles son las dos y cuarto de la tarde, para mí son más de las once de la noche, después de haber dormido unas 6 horas en total los dos días pasados y me rindo por hoy.
Más »
1 comentarios

Los detalles de mi boda

¡Hola!

En estos momentos estaremos rumbo Los Ángeles, listos para emprender nuestro pequeño recorrido  por los Estados Unidos. Mientras dure la luna de miel, no creo que pueda contaros mucho, así que os he preparado esta entrada con antelación  para no dejar esto totalmente abandonado. Además, me hace especial ilusión poder compartir por fin los pequeños detalles personales de mi boda, ¡que hasta ahora eran secretos!


Lo primero, aunque ya la puse en otro post: la invitación


La película

"Romance en la capital" from Peripecia García on Vimeo.



La entrada:
anverso
reverso
El libreto de la ceremonia, para cada invitado, tenía como portada un árbol compuesto con los nombres de todos y cada uno de ellos, una variante del gran árbol genealógico que quisimos hacer en un primer momento.


Un carrete que servía de tarjeta de agradecimiento (todos manuscritos y personalizados para cada invitado o pareja) y a la vez de indicación de la mesa que les correspondía. Todo eso escrito en tiras de cartulina negra a modo de negativo.


El negativo, en el reverso ponía " estás sentado en la mesa de..." Y podía ser "Ann y Kong", o "Paul y Holy", o "Sam y Molly", o " Karen y Denis", o cualquier otra de las parejas de película que seleccionamos. Los meseros eran unos marcos de aspecto envejecido con estas fotos:





Un "kit de supervivencia en la boda" para chicos y para chicas:

Gracias mi vecina, Lila, las cestas quedaron mucho más vistosas,
con los lazos y ribetes de encaje que puso. ¡Os debo una foto!

El kit de los chicos
El kit de las chicas


Un fotomatón durante la barra libre:
Estos no somos nosotros. Podéis alquilarlo en
http://www.tufotomaton.com/

Del fotomatón salen 2 tiras. Una para el invitado y otra que nos pegaban en el libro de firmas*. La última foto de la tira era una de Nacho y yo con la fecha de la boda, de recuerdo.



Por supuesto, compramos unos cuantos accesorios divertidos para las fotos que algunos no desaprovecharon.

Unas bengalas en cada mesa para el momento del brindis que nos dedicaba nuestra amiga Emilia. Cogimos la idea de Ohbodas! y la adaptamos.



Unas cámaras desechables para ver la boda desde otro punto de vista. Les hicimos una funda personalizada.


Los invitados de fuera tenían que encontrarse un panfleto de bienvenida en su hotel. Lo malo es que no todos nos dijeron en cuál se hospedaban.


Mis zapatos rojos con nuestras iniciales:



Quedan más detalles, pero como esto lo estoy preparando a cuatro días de mi boda, no consigo sacar tiempo para contároslo todo. A la vuelta reseñaré el resto, como mi ramo en 4 partes para regalar a mis chicas especiales que se casan próximamente, el baile que nos marcamos mi ya marido y yo a lo Fred y Ginger -salvando las distancias-, y alguna cosilla más.

*También quiero enseñaros mi libro de firmas, pero a día de hoy que escribo esto no sé cómo será. Es un regalo de nuestra amiga Carmen, la mañosa que siempre os digo, y lo habré visto por primera vez el día de la boda. Sé que tiene apariencia de rollo de película de cine, ¡así que será chulísimo, super original y muy en la línea de esta boda tan cinematográfica!

Mil gracias desde aquí, Carmen, por ese regalo tan especial.



































Más »
0 comentarios

¡Recién casados!

¡Gracias a todos por contribuir a que nuestro día fuera aún más especial!



Más »
0 comentarios

En forma ¡en 10 minutos!

De un tiempo a esta parte no entiendo qué ha pasado pero ¡se me ha descolgado todo! ¡Parezco un blandiblú! Así que he decidido enfrentarme cara a cara con mi flacidez y, tras informarme en varios sitios, y en vista de mi actual falta de tiempo, he recuperado unos vídeos con los que nos poníamos en forma mis amigas, mi madre y yo en los 90. Aerobic con Jane Fonda es el que más me gustaba, sin embargo, he decidido empezar con otro de los top, y que precisamente es para las que no tienen tiempo: una tabla de 10 minutos con una Cindy Crawford con unos pantalones hasta el ombligo. 

Ojo, eso de los 10 minutos parece poco, pero... ¡me duele todo! Pronto  me pasaré al largo, pero tiene unas repeticiones de abdominales ¡que me producen pesadillas!
Aquí os dejo el vídeo cortito para empezar a coger tono. Está en ruso o algo similar, pero no importa, no tenéis que entenderlo, sólo imitarlo.



Más »
0 comentarios

El maestro de ceremonias

Cuando decides que te vas a casar con una ceremonia civil en un lugar que no es el juzgado (un jardín, la playa, un castillo...), tienes que saber quién la oficiará.

En principio, el libro de registro no puede salir del ayuntamiento, pero parece ser que, previo pago de su importe, hay quien ha conseguido que un concejal acuda a la finca en cuestión a celebrar el matrimonio. 

Muchos restaurantes, muy avispados, viendo la creciente popularidad de este tipo de bodas, se han hecho ya con esta figura indispensable, la del maestro de ceremonias, que no es sino un actor (a veces no muy ducho en la materia). 

Si esta es vuestra opción, pedidle referencias. Es mi consejo. Igual que hacéis -o deberíais- con quien os hace el reportaje fotográfico y audiovisual, es importante saber cómo "actuará" esa persona en el momento central de vuestro día: si va a leer los artículos como si fuera la lista de la compra o si os va a dedicar unas palabras sobre el amor, por ejemplo. Puede conseguir que sea una ceremonia memorable por lo emotiva o por lo sosa y aburrida. Tenedlo en cuenta.

Nosotros, desde el momento en que decidimos casarnos, teníamos claro quién queríamos que fuera el oficiante. Nuestro amigo y "gurú" personal y profesional, Alex, una persona imprescindible en nuestras vidas, y que vivió los torpes y tensos primeros momentos de nuestra relación. Su amistad es algo de inconmensurable y esperamos corresponderle como merece.

Os podéis imaginar el valor que tiene para nosotros que él nos guíe en ese momento en que prometemos, delante de todos nuestros seres queridos, entregarnos el uno al otro. ¡DE LAS MEJORES COSAS DE NUESTRA BODA!

Alejandro, además de un gran amigo, es un enorme profesional. Os invito a que veáis su premiado corto, Tiempos mejores.






Podéis ver su trabajo en:


http://www.watchbear.com/
http://www.inmediastudio.com/





Más »
0 comentarios

Y nos llamáis frikis a nosotros...

En friki.net, han publicado un ranking de bodas friks. No tienen desperdicio...



Más »
0 comentarios

¿Enamorados o "envenenados"?

El otro día os hablaba de Elsa Punset, y hoy quiero compartir con vosotros los estudios que su padre, Eduard Punset ha dedicado a la química del amor, que revelan que se trata de una enfermedad transitoria.

Nada de romanticismo... ¡Todo es química!

Al parecer, lo que hace que reparemos en una persona determinada son una serie de mapas mentales que nos creamos ya entre los 5 y los 8 años, como resultado de nuestras interacciones con otras personas o las relaciones que vemos entre ellas. Nuestro organismo entra entonces en ebullición. A través del sistema nervioso el hipotálamo envía mensajes a las diferentes glándulas del cuerpo ordenando a las glándulas suprarrenales que aumenten inmediatamente la producción de adrenalina y noradrenalina.

Sus efectos se hacen notar al instante:
  • El corazón late más deprisa (130 pulsaciones por minuto).
  • La presión arterial sistólica sube.
  • Se liberan grasas y azúcares para aumentar la capacidad muscular.
  • Se generan más glóbulos rojos que mejoran el transporte de oxígeno por la corriente sanguínea.

El verdadero enamoramiento sobreviene cuando se produce en el cerebro la feniletilamina, compuesto orgánico de la familia de las anfetaminas.
Al inundarse el cerebro de esta sustancia, éste responde mediante la secreción de dopamina (neurotransmisor responsable de los mecanismos de refuerzo del cerebro, es decir, de la capacidad de desear algo y de repetir un comportamiento que proporciona placer o, lo que es lo mismo, lo que nos hace adictos a algo), norepinefrina y oxiticina (que además de facilitar el parto y la lactancia es un mensajero químico del deseo sexual), y comienza el trabajo de los neurotransmisores que dan lugar a los arrebatos sentimentales. Entonces ya estás perdido: estás enamorado y estos compuestos combinados hacen puedas estar noches enteras conversando, por ejemplo, sin sensación alguna de cansancio o sueño.


¡Cuidado con liberar oxitocina porque sí!

Se produce oxitocina en las relaciones sexuales y si las mantenemos con alguien que no nos gusta mucho, corremos el riesgo de sentirnos enamorados por esta hormona, sin estarlo en realidad, y entonces bajan nuestros niveles de serotonina y nos volvemos obsesivos y no podemos dejar de pensar en la otra persona y, lo peor de todo, intentamos tener cosas en común con ella aunque suponga cambiar nuestros gustos. Esto último es cosa de la dopamina, causante también del "efecto Romeo y Julieta", por el que segregamos mayor cantidad de esta hormona cuantos más impedimentos hay en la relación.

Vamos, que estar enamorado es tener un colocón de sustancias que nos hacen ver chirivitas y hacer cosas impensables en otros momentos de nuestra vida. Por suerte, este "estado de imbecilidad transitoria", como denominó Ortega y Gasset el enamoramiento, es transitorio, y lo es por pura supervivencia. Menos mal que el cuerpo es muy sabio. 

Su actividad perdura de 2 a 3 años, incluso a veces más, pero al final la atracción bioquímica decae necesariamente, o no podríamos trabajar ni criar a nuestros hijos en ese estado de alelamiento. El hipotálamo entonces libera vasopresina y oxitocina, responsables de los lazos de cariño que establecemos con la pareja y nuestros niños, en un estado de calma al fin.

Helen Fisher, antropóloga, afirma que el amor y el odio son mecanismos exactamente iguales y que lo contrario a ellos es la indiferencia.

Cuando no somos correspondidos o nos abandonan, sentimos una profunda ira y tristeza, por el descenso de dopamina,  pero sólo hasta que llega el día en que por fin nuestro organismo "decide" que no puede permitirse tanto desgaste energético. Y volvemos a activar el modo de búsqueda. 

Uno de nuestros grandes dramaturgos, Jacinto Benavente, se expresó nítidamente en este sentido y comparó el amor con Don Quijote: "cuando recobra el juicio es para morir".

Os dejo aquí el reportaje que emitieron en Redes llamado La química del amor, de donde he extraído la información, porque creo que es muy interesante.



Más »
1 comentarios

Hazte tu propia suerte

Azar, ventura, fortuna, casualidad, sino, porvenir... Hay muchas maneras de designarla pero sólo dos de entender la suerte: como fenómeno que existe o como una falacia o superstición. A veces le ponemos apellido -"buena o mala", pero lo cierto es que es una manera de percibir la realidad o de actuar en ella. 


A veces envidiamos la suerte de alguna persona,  e ignoramos u obviamos cuánto ha trabajado por conseguir su ascenso, por ejemplo.

De igual manera, no podemos quejarnos de que no nos toca la lotería, si no jugamos apenas o nunca. Si estás en casa siempre, lamiéndote las heridas, te pierdes todo lo que sucede fuera y anulas las posibilidades de que te pase algo bueno. O malo. No te pasa nada. En definitiva, creo que cuanto más nos movamos en esta vida, más conseguiremos. 

Pero eso no se puede llamar suerte, sino  empeño, constancia, trabajo, emprendimiento... 


Elsa Punset lo explica mucho mejor que yo y da consejos para "atraer la buena suerte":





Bueno, pues yo era de las que creían que tenía mala suerte y que nunca me tocaba nada. Sin embargo, el resultado del sorteo de la revista TODOBODA, magacín indispensable para las futuras novias,  constata que no estaba en lo cierto...


 ¡Me han tocado unas joyas de DURÁN



Cuando recibí la llamada de Sonia, la directora de arte de la publicación, la verdad es que no hice mucho caso a lo que me contaba. Supongo que esperaba que dijera que a cambio tenía que comprar un juego de sartenes al módico precio de 765 euros, o algo por el estilo. Pero no, ¡era la ganadora del concurso! Huelga decir que si no hubiera participado, no habría pasado nunca. 


La suerte, pues, se hace.



Muchas gracias otra vez a Durán, especialemente a la agradabilísima Inmaculada (directora de comunicación), y a Sonia y su compañero (¿Jesús?), de Todoboda, encantadores también. Prometo enviaros las fotos y las curiosidades de nuestra boda.

Más »
0 comentarios

Estos días me gustan

Cuando somos tantos siempre es emocionante, sobre todo cuando el número de compañeros dificultan el trabajo pero no lo impide. Otro día que alabo el compañerismo entre los gráficos madrileños. ¡Olé!
Enviado desde mi BlackBerry® de Vodafone
Más »
0 comentarios

La sonrisa del día o como el perro y el gato



No siempre el amor interespecie es tan fácil. Para muestra, Willow y Cotufa...


video

Y uniendo dos de mis cosas favoritas... fotones de animales aquí


Más »
0 comentarios

Ríete de todo

Hay estudios ya clásicos  sobre los beneficios de la risa para la salud psicólógica y corporal. Se ha comprobado que reírse:
- Estabiliza la presión sanguínea 
- Estimula los órganos vitales y el sistema inmunológico
- Promueve la relajación muscular 

- Reduce la cantidad de cortisol,  la maldita hormona del estrés

- Reduce el dolor
- Hace que pensemos de manera más positiva, con lo que resulta un remedio eficaz contra la depre, pero es que además nos ayuda a resolver los problemas más rápidamente, porque quitamos too el peso extra de la angustia y los percibimos más livianos.
- Aporta vitalidad y energía

Y un largo etcétera.

¡Ojo! Para los hosteleros, que sepáis que un estudio de 2002 publicado en Journal of Applied Social Psychology sobre los efectos de las bromas en las propinas de los bares y restaurantes franceses concluyó que si el camarero nos hace reír le dejamos más propina (Rarología, de Richard Wiseman).

Esto seguro que es extensible al resto de profesiones y situaciones cotidianas.  Así que, ¿habéis reído hoy?

A mí me hace reír mucho cualquier episodio de Friendsqué pena que acabara y qué suerte que exista el DVD (¡oye, ya me sale lo del optimismo!). Hay tantas grandes secuencias que es diifícil elegir, pero me ha venido a la cabeza Joey aprendiendo francés:


Mi familia puede reírse recordando mis peripecias en mi primera sesión de rayos UVA.

Como dice mi adorada Elsa Punset, si no sale por sí misma la risa podemos engañar al cerebro mordiendo un lápiz. Esto nos hace poner el gesto y, al parecer, eso ya es un paso. Os invito a que veáis las pequeñas interenciones de Elsa en El hormiguero, todas en youtube o en la web de Cuatro y, sobre todo, a leerla, porque desde que la conozco soy una persona mucho más feliz.


Podéis encontrar sus buenos consejos en:


Y en su web


Más »
0 comentarios

Otra invitación original


Me la acabo de inventar. La verdad es que con Internet el que se aburre es porque quiere. Eso sí,  hay que dosificarse o empiezas buscando un regalo para tu cuñado que se independiza y acabas naufragando entre blogs, vídeos y plantillas para descargar.

No sé cómo he llegado al blog A beautiful mess, que me ha encantado, y de ahí a Waysideviolet, donde he tenido una inspiración. Picasso decía que las musas existían, pero que debían encontrarnos trabajando. Hoy en día parecen estar todas "blogueando". Es sorprendente la capacidad creativa de algunos. Y para muestra, las Pirámides de Giza, lo más alucinante que haya yo visto (por el momento), por no hablar de la catedral de Justo -salvando las distancias- en Mejorada del Campo, aún sin terminar porque la construye él solo desde hace medio siglo.
El caso es que he visto esta Polaroid de corcho y se me ha encendido la bombilla (de bajo consumo, claro). Lo del corcho se lo dejo a mañosas como Carmen, yo me quedo con las tarjetas que es lo que domino.

La idea es la siguiente: el tarjetón tiene estampado un dibujo de una cámara instantánea (he buscado la foto de una y la he convertido con Photoshop en un dibujo). Esta tarjeta tiene una ranura por la que saldrá otra tarjeta con forma de polaroid con la foto de los novios y los datos básicos, por ejemplo. 
¿Qué os parece? A mí casi me da rabia que no se me hubiera ocurrido en el momento de hacer las mías aunque, pensándolo bien, la nuestra me encanta.


Os pongo un ejemplo de cómo "funcionaría" para que os hagáis una idea.

Y nada, ya sabéis, si os casáis próximamente y os gusta, yo os la hago. Hacemos un par de mejoras y los cambios que queráis y ¡ya podéis sorprender a los vuestros!















Más »
0 comentarios

UNA PROPOSICIÓN DE CINE

Gracias a "...y algo azul", he descubierto una proposición de matrimonio de lo más emocionante. No la había visto y ya le he dado al play 3 veces. Me entusiasma. 
Para las que no dominéis el inglés, básicamente lo que pasa es que la futura novia está en el cine con su hermano. Empieza entonces un película que no es la que esperaba. A pesar de que no se muestran sus rostros, se ve que la chica parece reconocer la voz de su padre y su novio. Este último le está pidiendo la mano de su hija. Le explica que es lo mejor que le ha pasado en la vida y el padre accede y le dice que a qué espera. El resto seguro que lo entendéis.
Más »
2 comentarios

La novia de junio y algunas supersticiones



"Oh, they say when you marry in June, you're a bride all your life" (dicen que cuando te casas en junio, eres novia para toda la vida), reza una canción de Siete novias para siete hermanos, responsable de que mi boda se celebre ¡en 17 días!
Pero junio es ya de por sí una fecha tradicional para este tipo de ceremonias, desde la antigua Roma, pues la diosa que presta su nombre al mes, Juno, es la deidad del matrimonio y reina de los dioses, y otorga a los contrayentes felicidad y prosperidad.
Mayo, por su parte,  estaba consagrado a los antepasados (maiores), y se creía que los fallecidos hacían sus incursiones entre los vivos. Durante la Antigüedad y la Edad Media, se perpetúa la creencia de que hay que evitar casarse en mayo porque se corre el riesgo de contraer matrimonio con una aparecida o con una mujer embrujada del Otro Mundo.
La culpa la tiene la "Noche de Walpurgis": La tradición, probablemente vikinga y difundida por celtas, dice que desde la puesta del sol el 30 de abril a su salida el 1 de mayo transcurría la "noche de brujas", la festividad de Beltane en honor a Belenos, dios del fuego, prendiendo hogueras para renovar con el humo a los pueblos y a sus habitantes. Desposarse en estos días podía ser nefasto para la fertilidad de los cónyuges.
No sólo la fecha típica para las bodas nos viene de los romanos, ya que el velo, al parecer, también es una antiquísima manera de alejar a los malos espíritus de la novia.
Con mayor o menos respaldo histórico, lo cierto es que la ceremonia matrimonial está cargada de simbolismos y supersticiones para todos los gustos: no se deben usar perlas, porque cada una es una lágrima; no hay que casarse un martes porque entonces se discutirá mucho por el influjo de Marte, dios de la guerra; si el novio llega con la corbata torcida, será infiel; la lluvia de arroz asegura la prosperidad y la descendencia... Hay muchas chicas que llevan huevos a las clarisas para que no llueva en su gran día (pero ya os digo que no funciona, si no que os cuente cómo llovió en el suyo mi amiga Beatriz).

En fin, que yo me caso en junio porque para mí tiene un especial simbolismo, por lo cinematográfico del asunto y una pequeña dosis de superstición y es que, al fin y al cabo, ¿qué hay de malo en querer ser una novia para toda la vida?

Así que ¡celebrad vuestra boda cuando y como queráis, y disfrutadla mucho, aunque os vea el novio el vestido antes de tiempo, llueva o sea un día 13! Lo importante es el paso que estáis dando y lo que os ha llevado a hacerlo.



¡Enhorabuena!







Más »

Apunta tu mail y te lo mando

Archivo del blog

Peripecia García. Con la tecnología de Blogger.

Más en

Siguenos en Facebook

365 días esperando

Followers

Translate

No dejéis de visitarme. ¡Tengo más sillas!