Content

1 comentarios

Soy una goonie





Otra de My favourite things es la película de Los Goonies. Me gusta mucho. Pero mucho mucho. Alegra la vida en sus 114 minutos. Creo que es de obligada visión aunque no sea japonesa, Bea. ;)

Es divertida, inocente y entrañable. Un día haré una peli así.

La comparan en todas partes con Super 8 pero creo que no tienen nada que ver quitando el puñado de chavales en medio de una aventura. No le ha quedado mal a JJ Abrams, y cierto es que me ha traído a la cabeza esas películas fantásticas que veía una y otra vez en el VHS, pero le prefiero dejándose la pasta en Fringe, por ejemplo, con más emoción e intensidad.

Pero bueno, no pretendía que esto fuera una crítica cinematográfica, sino traer a la mente a los chicos de Goon, que tanto me han hecho soñar.


Pese a que el año pasado se cumplieron 25 años de su estreno, sus "props" son difíciles de encontrar.



Por si hay algún otro fan por aquí, en Etsy está el mapa enmarcado.





Igual un año de estos le propongo a Nacho hacernos un viajecito...

Este famoso decorado está en Astoria, en Cannon Beach

338 38St


 Pues nada más por hoy. Eso sí, me despido al grito de





Más »
1 comentarios

Muñecas para todas

Barbie Marilyn "La tentación vive arriba"
No quiero torturar a mi madre recordándole que me tiró mis cinco Barbies cuando decidió que ya era mayor para jugar, así que no lo contaré. ¡Ups!  :)


Yo quería guardarlas por si tenía una hermanita o para mis hijas. Era hija única y envidiaba a mis compañeras que heredaban cosas de sus hermanos mayores, aunque a ellas no les gustaba precisamente. (Esto debe ser como lo del pelo, las que lo tienen rizado lo quieren liso y viceversa).


Barbie Marilyn "Los caballeros las prefieren rubias"
¿Os han tirado algún juguete? Es curioso. Es un tema del que he hablado con personas de los más diversos entornos y todos han tenido un episodio similar y que supuso una verdadera tragedia en su momento. ¡Qué cariño se coge a algunas cosas!



Mamá, suerte que puedes redimirte. ¡Mira qué Barbies hay ahora!




Acaba de salir la que homenajea a Grace Kelly, y es genial, pero no sabría si la preferiría a la Barbie Marilyn o la Audrey. 

Barbie Audrey "Desayuno con diamantes"

Al final va a resultar que hiciste bien, para que tuviera sitio para estas. :)


Podéis ver más muñecas aquí.





Barbie Grace Kelly

Barbie Grace Kelly de novia

Barbie Audrey "My fair lady"

Barbie Grace Kelly "Atrapa a un ladrón"



   ¿Y qué me decís de Tippi Hedren?
¿

Mamá, no quiero una Barbie, no te preocupes.

Más »
0 comentarios

QUERER ES PODER

Más »
0 comentarios

De mayor quiero ser... Escritora con luz

Fotografía procede del griego φως phos ("luz"), y γραφίς grafis ("diseñar", "escribir") que, en conjunto, significa "diseñar/escribir/grabar con la luz".

O lo que hacemos Nacho y yo uno de nuestros "sábados de calidad"


Más »
3 comentarios

¡SOS, todo está saliendo mal! !

Por fin he encontrado un ratito para contaros cómo fue el día B. Bueno, pues:


1) Cambié en el último momento de peinado y la verdad es que me lo podía haber hecho yo misma. 


2) No me prepararon el ramo como pedí. Tenía que estar formado por 4 ramitos más pequeños que iba a entregar, pero vino en una sola pieza, por lo que en un momento del cóctel tuve que ponerme con mi madre y mis tías a hacer los ramitos y volverlo a juntar en un todo hasta el postre, cuando daría la sorpresa a las futuras novias.


3) Una broma inoportuna hizo que el novio hiciera su "paseíllo" hacia la mesa del maestro de ceremonias y yo llegara... 9 minutos después, para nerviosismo y desesperación del personal.

4) Habían regado (más bien, inundado) el césped donde tenía lugar la ceremonia y mi entrada fue triunfal. Me iba clavando a cada paso.

5) El DJ subía y bajaba la música durante la ceremonia sin criterio alguno, de golpe. Cierto es que se emocionó con las lecturas, pero las lágrimas no taponan los oídos. La tarde que nos reunimos con él también pudimos haberla aprovechado mejor.

6) Por alguna razón que no acierto a comprender, nos cambiaron el maître el día de la boda. Esto significa que todas las reuniones que tuvimos (por petición del restaurante** o nuestra) no sirvieron para nada y, lo que es peor, fue la causa principal de muchos "disgustos". Para empezar, el nuevo responsable decidió colocar las mesas a su antojo. Voy a ponerlo otra vez porque no me lo creo ni yo: SÍ, PUSO LAS MESAS COMO LE DIO LA GANA. Lo grave de esto, no es que causara malestares entre familiares e íntimos que acabaron sentados muy lejos de la presidencia, sino que nos habían hecho llevarles POR TRIPLICADO un documento con la disposición, para luego no echarle ni un vistazo. Supongo que no tengo que comentar nada sobre los quebraderos de cabeza que da la organización del salón, y os haréis una idea del mosqueo que nos entró a Nacho y a mí cuando vimos el percal. 

7) Miguel, el maîquetrefe, no dejó de ponernos problemas y meternos prisa toda la noche. Creo que ese día los novios no están para resolver nada y menos aún para los atosiguen con preguntas y agobios. Ya se tiene bastante con tanta gente hablándote y las emociones que se desparraman a la mínima ocasión como para estar escuchando cosas como "se está haciendo tarde", "hay que retirar las mesas ya mismo", especialmente si estás haciéndote una foto con tu hermana, por ejemplo. No nos dejó saludar a todas las mesas. Nos dijo que se hacía tarde y que había que retirarlas para que comenzara la barra libre, y nosotros le pedimos que esperara, que no importaba si la fiesta duraba menos, que queríamos pasar por las mesas porque aún no habíamos visto a muchos invitados. Bueno, pues, aunque dijo que estaba de acuerdo, empezó a levantar a los comensales y a hacerlos salir de la carpa, pasando olímpicamente. Ole.

8) El menú infantil se suponía que incluía chuletas de cordero, pero pusieron filetes de pollo empanado. Eso sí, a precio de cordero.

9) En un momento del postre, empieza a sonar la música con la que quería entregar los ramos a las futuras novias. ¡Así, sin avisar ni nada! Me levanté corriendo de la silla pero... ¡Justo dos de las chicas estaban en el baño!

10) Tenía que haber aparecido en un momento dado Darth Vader* para raptarme y que así yo me pudiera cambiar de vestido para bailar (con el mío era imposible hacer la coreografía a lo Fred y Ginger). Mi marido es un fanático de  La guerra de las Galaxias y digamos que todo el mundo esperaba una aparición estelar. Para mí era un tiempo en el que poder cambiarme tranquilamente. Este "señor" se estaría haciéndo fotos con la gente, mientras preparaban el salón y la música, Nacho estaría alerta y no pasaría lo que pasó: cuando empezaron a "desalojar" la carpa, la gente iba y venía por todos lados. Yo corrí con mi madre a los baños, pero no sabéis lo difícil que puede ser quitarse un vestido de novia enorme mientras sostienes otro e intentas que no entre nadie y tu madre y tú sois igual de nerviosas en un espacio pequeño.  Así que me puse el vestido en la parte de atrás de la carpa, donde podía aparecer cualquiera (como pasó, para su sorpresa). Me acuerdo de pocas cosas por la cantidad de información, pero esa es para no olvidarla. Me partía de risa con mi madre. Yo ahí, en ropa interior a la intemperie, intentando vestirme lo más rápidamente posible porque al parecer era muy tarde. El caso es que fue desconcertante para todos, especialmente para el DJ, el novio y servidora. El pincha soltó la música casi sin dejarnos concienciarnos de que íbamos a hacer la coreo delante de todo el mundo y el pobre Nacho empezó con el pie cambiado. Enseguida se corrigió y al menos el baile salió bien, aunque no tan bien como en casa y es que el suelo resbalaba tanto que podría haber habido alguna catástrofe.

11) Se suponía que por reservar el banquete el día que lo hicimos nos regalaban dos horas de barra libre. En total tendríamos 4. Y un cuerno. El restaurante cierra a las 4-4.30 empieces la barra libre a la hora a la que empieces.  De ahí sus prisas.

Y alguna cosa más que me dejo en el tintero, pero lo importante, lo que os quiero transmitir es que no deberíais dejar que nada de esto os influyera. Obviamente, es muy difícil. Habéis invertido muchos pensamientos en ese día. Yo, de hecho, no supe hacerlo, y precisamente por eso os lo cuento. Es terrible que personas ajenas den al traste con tantos meses de preparación e ilusión. Nuestra boda era de detalles, y los detalles son algo muy frágil. Sin embargo, el día de tu boda no es el día en que te tienes que preocupar por ellos. Por mucho tiempo que hayas preparado, las horas, minutos y segundos de ese día son para disfrutar, aunque tengas un maître que parezca el malo malísimo de Los miserables

Yo me perdí mi boda. No recuerdo ni la mitad. Gran parte del tiempo estuve intentando esquivar a Miguel y sus problemas, y el resto preguntándome para qué me habría esforzado tanto si al final no salía bien nada. 


Pero eso no era verdad. A mí me cuentan que todo fue precioso y magnífico. Yo pensabsa "claro, no sabían todo lo que estaba saliendo mal ni la guerra que me estaban dando". Pero es verdad que esa ignorancia de los invitados juega a vuestro favor. Ellos no saben si las cosas transcurren normalmente o están inmersos en un cataclismo, así que no os preocupéis tanto por la gente. Además, lo normal es que sean personas que os quieren y que sólo quieren compartir esa fiesta con vosotros y nada más. Pues claro que todo es estupendo, ¡es vuestra boda!

Sé que la preocupación es directamente proporcional al esfuerzo dedicado y el número de detalles. Una boda sencilla no tendrá tanta complejidad como otra más planificada. Esto está claro, pero también que más o menos compleja, ES VUESTRA BODA y sólo va a pasar una vez, así que delegad en alguien de confianza, sonreíd y rellenad vuestras copas. ¡Esto una fiesta!




*   Si queréis un Darth Vader en vuestra boda, consultad a la Legión 501.
** Si no queréis llevaros mis sofocos, cuidado con el restaurante San Francisco de El Pardo.

Más »
0 comentarios

Reportajes y reporteros de boda.2ª Parte

video
Nacho y yo de pequeños. Magia del Súper8

Algo que me asombra es que las parejas prefieran las fotografías al vídeo. Aunque son como mis "dos bebés", cierto es que prefiero la imagen en movimiento.  En realidad no se trata de elegir, puesto que son narrativas diferentes, sino de que se complementen . Quiero decir que no entiendo por qué algunos novios desdeñan el vídeo y sólo les importa el álbum de fotos. A mí me encanta ver a mis padres casándose, gracias al Súper 8, a mis primas y a mí jugando... Hay fotos preciosas, pero no pueden compararse al sentimiento de ver a un ser querido (o a uno mismo) en movimiento. Al menos, no para mí. Una imagen fija puede tener una hermosa composición, resultar impactante, transmitir emociones... Pero en movimiento a mí me parece que además las personas retratadas cobran vida. Y yo, desde luego, elijo la vida. 

Creo que las parejas que dicen "bueno, el vídeo nos da igual; nos importan las fotos", es que no se han topado con VÍDEOS DECENTES. Si no, no se entiende que desprecien un formato que permitirá a sus hijos y a sus nietos ver y oír cómo dan el sí, quiero. Aunque va en contra de mi propio negocio, antes de decir que no os gusta el vídeo, pasaros por http://reflejosdigitales.com/.  Lo que está bien hecho está bien hecho, aunque sea de la competencia.  Aunque -una de cal y otra de arena-, creo que hacían cosas mejores antes de salir en el telediario. Particularmente, me encanta el vídeo dando la bienvenida a Enzo.

Yo me estoy poniendo las pilas para haceros cosas igual de bonitas (o más claro, si no, qué sentido tiene). 

Un hurra por los 24 frames/segundo. Y por los 25fps.


Más »
2 comentarios

Reportajes y reporteros de boda.1ª Parte




Las parejas casaderas se encontrarán al buscar quién les haga el reportaje del gran día con que tienen que elegir si quieren foto y/o vídeo de la ceremonia, mientras se visten, posados antes del banquete... Y ahora también el "prewedding". En castellano, la preboda consiste en una sesión de fotos de los aún novios en algún lugar especial para ellos o uno que decidan por su estética. 

Pese a que es un bonito recuerdo, seguro que de primeras es algo de lo que decidís prescindir, entre tanto gasto "bodil"; sin embargo, hacer un reportaje de este tipo os hará ganar confianza a la hora de los posados (ya los queráis más o menos espontáneos o informales) y con el fotógrafo, de manera que no sea un elemento discordante  cuando estéis vistiéndoos nerviosos en casa antes de salir hacia la iglesia o la ceremonia civil, por ejemplo. Obviamente, lo recomendable es que se lo encarguéis a la misma persona, para ir conociendo su forma de trabajo y vuestra respuesta. 

Para la pareja, sobre todo si el hecho de ser fotografiada es un factor más de tensión, supondrá un día de relax y diversión a poco tiempo de dar el sí.

Cuanto mayor sea la complicidad entre vosotros y lo naturales que os mostréis frente a la cámara (algo que se puede trabajar), mejores imágenes tendréis. Para un buen resultado, yo creo que la proporción ronda el tercio para el escenario, otro para la pareja y el resto el profesional. Por favor, por favor, por favor, no escatiméis en esto, pero mucho cuidado con los "intrusos" que cobran mucho y saben poco.  Aseguraos de ver varios trabajos y de que sepa lo que hace. En una boda, a mí me parece que es muy importante saber dónde hay que mirar y cuándo, pero también que todos y cada uno de los que han acudido son importantes y por eso, de hecho, están allí. Es un día en el que las emociones asaltan al menos pensado y hay que estar atento para captarlo.


Poco a poco se van dando prioridad al prewedding y al postwedding,  debido al auge de las ceremonias en el mismo lugar del banquete lo que dificulta, por diversos motivos, que los novios abandonen el recinto para hacerse fotos. Los recién casados cada vez son menos amigos de los posados forzados tradicionales en el parque y prefieren imágenes más naturales  y espontáneas, por lo que dejan el arte para unos meses antes o después de la boda, cuando están más relajados y sin invitados reclamando su atención.

Mucho cuidado, no obstante, no os vaya a pasar como a Nacho y a mí, ¡¡¡que nos hemos quedado sin una mísera foto los dos solos el día de la boda!!!

Cuando te casas en el restaurante, corres el peligro de que según termine la ceremonia una avalancha de familiares y amigos os cojan de un lado y otro al grito de "¡foto, foto!" Y vosotros, que sólo querréis una cerveza fresquita, no podréis más que sonreír hasta que las mejillas ya no sientan y la sonrisa se congele y permanezca intacta varias horas seguidas. Cuando os queráis dar cuenta estaréis cenando sin saber que no tenéis ni una sola foto solos que poner en la mesilla de noche. Es muy importante para evitar esto que deis el mando a los reporteros y que tengan la habilidad de detener el alud  humano e imponer un orden (el matrimonio, los padrinos, los padres, los hermanos, los abuelos, resto de familia, amigos, compañeros...). Vosotros sólo podéis aspirar a que os lleve la marea, no es momento de que intentéis organizar porque no os va a dar tiempo a asimilar tanta información como la que le llega al cerebro el día "B". Y de este modo, no echaréis en falta ninguna instantánea. Si habéis elegido unos buenos reporteros, confiad en ellos.  Pero elegidlos bien. Es una vez en la vida.

También muy en boga está el post wedding o trash the dress o, si prefieres, la post boda. Es una sesión para la que os volvéis a vestir de novios y se hace en los sitios más insospechados. Son espectaculares las imágenes de las novias saltando a piscinas o zambulléndose en el mar con sus tules, pero si no queréis destrozar el vestido, se pueden hacer reportajes preciosos  simplemente paseando por la Gran Vía, una cafetería o en una azotea. Las posibilidades son infinitas. pero la finalidad es la misma: no perder tiempo el día de la boda  y poder dedicaros a celebrar vuestro enlace y estar con los vuestros. 









Más »
3 comentarios

Un rollo de película... ¡Y un fotomatón!

Ya os conté aquí, que mi libro de firmas fue muy original y un regalo muy especial de nuestra amiga Carmen


Si me seguís un poco, sabréis que nuestra boda giró en torno al cine, pasión que comparto 
con mi marido , y el libro no podía ser menos. Si te pones a ver blogs o revistas especializadas, descubres los estilos más variopintos para celebrar el matrimonio. No importa por cuál os decidáis, pero eso sí, ceñiros a uno solo e intentad que todos los elementos, momentos y detalles estén dentro de ese estilo y/o tema, de manera que resulte un todo homogéneo que valorarán vuestros invitados, en lugar de que sea una mezcla sin sentido de cosas que nada tienen que ver entre sí.
El novio y el padrino en el fotomatón
Aunque dimos varios regalitos, como unos "kits de supervivencia para la boda" que nosotros mismo preparamos, el verdadero recordatorio se descubrió al empezar la barra libre: Un fotomatón apareció instalado en el jardín, fuera de la carpa. Los invitados  entraban, se hacían las fotos y, casi al instante, salían dos tiras: una para ellos de recuerdo y otra para nosotros. Compramos algunos artículos para hacer las fotos aún más divertidas (gorros, bigotes, gafas enormes...), pero la verdad es que el fotomatón es un éxito por sí mismo, sin necesidad de nada más. 

La tira para los novios nos la pegaban en el particular libro de firmas, un rollo de película de cine, donde nos dedicaban además unas palabras, cada vez más graciosas según avanzaba la fiesta...






Para escribirlas, unos "bolis pollo" que me parecieron muy simpáticos y que encontré en Aires de fiesta.

El fotomatón fue todo un éxito y quiero dar las gracias desde aquí a Rudy, el responsable, porque fue facilísimo trabajar con él y porque de motu proprio nos sorprendió  con las cortinas negras en lugar de las típicas blancas para que hiciera juego con la última foto, una imagen de Nacho y yo con la fecha de la boda para que sirviera como recordatorio.

Además de las tiras impresas, recibiréis a los pocos días en casa un CD con TODAS las fotos que hizo el fotomatón, por separado, cada una, y cada tira, por otro lado. No puedo sino recomendároslo otra vez.


tufotomaton.com

Más »
2 comentarios

Cambios

Estoy pasando una temporada de grandes cambios internos y externos, de los que distraen del presente y te hacen pasar de puntillas por los días porque son tantas las pelotas con la sque intentas hacer malabares que si te concentras mucho en sólo una, las demás caen aunque, lo más probable, es que acaben cayendo todas porque ya se sabe que quien mucho abarca, poco aprieta. En fin, que aquí estoy, intentando abarcar y apretar y no morir en el intento, por eso no encuentro la manera de sentarme y publicar varias entradas que estoy preparando. Hoy, por ejemplo, como Woody, "odio la realidad, pero es el único sitio donde se puede comer un buen filete",  así que no cesaré en mi empeño aunque sea un día rojo, pero rojo oscuro. 


Una de esas cosas que me gustan y hacen más llevadero lo de los malabares diarios es el maravilloso corto Changes, de Daniel Martínez Lara, responsable de Pepeland.

Más »

Apunta tu mail y te lo mando

Archivo del blog

Peripecia García. Con la tecnología de Blogger.

Más en

Siguenos en Facebook

365 días esperando

Followers

Translate

No dejéis de visitarme. ¡Tengo más sillas!