Content

2 comentarios

Calles con historia de Madrid (Bloggertrotters)

Las bloggertrotters este mes os enseñamos algunas calles con historia de nuestras ciudades. Yo quería hacer un post ameno, así que me he decantado por unas peculiares.


Tan castiza como curiosa es Arenal. Su particularidad procede de uno de sus vecinos: El ratoncito Pérez.


"En el año 1894, la reina María Cristina de Habsburgo-Lorena, madre de Alfonso XIII pidió al padre Coloma que escribiera una historia para su hijo Bubi, nombre con el que la reina llamaba al futuro Alfonso XIII  que por aquellas fechas tenía 8 años, y que como todos los niños había perdido su primer diente. El padre Luis  Coloma atendiendo a los deseos de la reina, escribió la historia del Ratoncito Pérez y su amigo, el rey Bubi.

Coloma estableció su historia en el número 8 de la calle del Arenal. El ratoncito vivía con su familia dentro de una  caja de galletas, en el almacén de la famosa confitería Prast.  El pequeño roedor se escapaba por las noches  de su domicilio y, a través de las cañerías de la ciudad, llegaba a las habitaciones del pequeño rey Bubi y las de otros niños  que habían perdido algún diente


El Ayuntamiento de Madrid en homenaje a este ilustre madrileño, ha instalado una placa conmemorativa en la calle del Arenal número 8, con el siguiente texto: “Aquí vivía dentro de una caja de galletas en la confitería Prast, el Ratoncito Pérez, según el cuento que el padre Coloma escribió para el Rey niño Alfonso XIII (Ayuntamiento de Madrid)”.

Fuente: http://josesanpepe.blogspot.com.es/2013/08/calle-del-arenal.html


En ABC he encontrado un artículo sobre algunas calles curiosas. Os pongo algunas:

Calle de Salsipuedes. Tiene su origen en una mera descripción de la vía. Está en Villaverde, pero es un lugar común para ciudades como Palencia, Pamplona, Oviedo o Jaén.


Calle de la Pasa. «El que no pasa por la calle de la Pasa no se casa». Así rezaba un antiguo dicho popular sobre esta vía situada a escasos metros de la Calle Mayor. Aquí se encontraba el arzobispado de Madrid, al que era necesario acudir para solicitar contraer matrimonio. Era una época en la que la unión civil no existía, por lo que sólo la eclesiástica tenía validez. Actualmente, es el lugar donde residen los arzobispos y cardenales de la capital.


Calle del Desengaño. Se trata de una de las vías más antiguas de la capital. Su nombre ya aparecía en el plano Pedro Teixeira en 1656. Para justificar su nombre, Madrid ha recurrido a una leyenda, con múltiples variantes. En ella se dice que dos caballeros que iban a batirse en duelo –al parecer, por el amor de una dama– al ir a cruzarse los aceros, una misteriosa sombra negra cruzó los estoques. Los dos hombres la siguieron, olvidando su querella. Después de una larga búsqueda encontraron un repugnante cadáver tendido sobre una tapia. La respuesta de los caballeros ante ello fue: «¡Qué desengaño!». 


Calle de La Cenicienta, que hace esquina, ni más ni menos, con calle de la Fantasía.  Están situadas al sur de la capital, entre las avenidas de Buenos Aires y de Entrevías. En el norte, en Alcobendas, vive mi amiga Elena en la Calle Sueños y Teresa en la Avenida de la Ilusión. Por favor, tengo que mudarme. :)


No puedo evitar poneros una imagen de la Gran Vía de 1921 que he encontrado  en Madrid me mata

"La Gran Vía se planificó como eje de comunicación entre el este y el oeste de Madrid así como para servir de punto de encuentro de los madrileños. Aquí se albergaron los primeros grandes almacenes y tiendas de lujo alrededor de los que se instalaron salas de cine y cafés. El tramo entre la calle Alcalá y la Red de San Luis se dedicó desde el principio al comercio de lujo, dando paso a otro tipo de establecimientos menos especializados a partir de los años sesenta."

También cuentan en ese blog que "La calle de Alcalá es una de las calles mas antiguas de la ciudad de Madrid. Su trazado comienza en el siglo XV sobre un antiguo camino que nacía de la Puerta del Sol. Inicialmente se llamaba calle de los Olivares porque atravesaba un olivar y su nombre cambió al actual a partir de que Isabel I mandara talarlo debido a los delincuentes que se refugiaban en él. Una vez que Madrid se convirtió en capital de España, en el siglo XVI, la calle se pobló de mansiones de la aristocracia y de conventos. A finales del siglo XIX se instalan aquí los mas famosos cafés de tertulia entre los que se encontraban “El Café de Fornos” y “El Café Suizo”."


Podría seguir recogiendo calles y sus historias, pero nos eternizaríamos y además tenéis a San Google para ahondar en el tema. He querido reunir una muestra mitad historia, mitad curiosidad. Espero que os haya gustado.

A ver si este fin de semana escribís una página de vuestra propia historia bien bonita.
Más »
2 comentarios

Tu boda en un marco

El otro día mi madre, que estaba de visita en casa, preguntó "¿qué es eso?" y yo, al mirar dónde señalaba, me di cuenta de que no os lo había enseñado tampoco a vosotros. No es que sea gran cosa, sino una ocurrencia de una tarde de domingo, ya sabéis, pero a lo mejor os gusta u os da ideas.

No es más que un marco de IKEA, RIBBA, creo que se llama, en el que metí en su día las cositas de la boda: el lazo de organza con el que estaban decoradas nuestras sillas, los pañuelos de papel con estampado que dejamos en la cestita del baño junto con otras cosillas como medias; las mini botiellitas de champán para que nos lanzaran pompas; las cajitas para los kits de supervivencia para él y para ella; los carretes dedicados a mano uno a uno, y en los que la gente conocía cuál era su mesa; los saquitos de arroz (que apenas nos tiraron ya sí nos fue); los extraterrestres con paracaídas para que jugaran los peques; los pétalos rojos que señalaban el camino al "altar"...

Perdón por la foto, está claro que cuando las hago
 con el móvil no tengo el pulso que me creo que tengo

Todo recogidito en un mismo sitio, y a la vista. No está todo lo que fue, pero lo que fue está.

Y vosotros, ¿Cómo guardáis los recuerdos de ese día?


Más »
4 comentarios

Maniquí "decoupageado"

Ya es oficial. Me he viciado. Lo he vuelto a hacer. No sé si habrá solución para mí, si podré dejarlo así por las buenas. Ahora he cogido el maniquí  que me trajo el hado padrino y le he vuelto a dar al Decoupage y ¡madredelamorhermosoloquecambianlascosasconservilletaspegadas! :O


El maniquí, pese a limpiarlo con un producto que casi me come las manos y a mí entera, seguía zarrapastroso, pero nunca me quise deshacer de él porque sabía que algún día descubriría la forma de adecentarlo un poquito. 

Así que le corté por fin la tela mugrienta y rota, otro lavadito y a pintarlo. Es curioso que al secarse la pintura parecía una estatua.  Luego empecé a encolar y pegar servilletas. Eso sí, esta vez ha sido un engorro porque con tanta curva y protuberancia he tenido que ir recortando cada motivo ("rombo") e irlo pegando de uno en uno. No me ha quedado perfecto, pero desde luego muchíiiiiiiiiiisimo mejro que antes sí. está genial, de verdad, qué cambio, es increíble lo que se consigue con esta técnica. Aunque para mí lo mejor es que me deja la cabeza totalmente vacía y me relaja muchísimo. Se me pasan las horas volando como cuando me pongo a editar fotos y me doy cuenta de que no he comido. 



Más »
4 comentarios

O cambias, o te vas (DIY decoupage)


Érase una vez un mueble de IKEA que se encontraba fuera de lugar. Lo compré cuando me independicé, y era negro-marrón como todos tus hermanos. Así debía ver yo mi futuro en mi cueva de Legazpi. Luego vinieron Nacho, la luz de Mirasierra y los muebles blancos, y él se fue quedando cada vez más aislado y sin sentido.

Hasta hace poco, estaba abandonado a su suerte, a la espera de ser donado, en la habitación vacía, esa con el tendedero, trastos para photocalls y atrezzo para sesiones de fotos.

La verdad es que nuestra relación llevaba tiempo rota. Ya no veía en él lo mismo que al principio. Me acerqué, me agaché para ponerme a su altura, como cuando fotografío niños, y le dije "no eres tú, soy yo. He cambiado". Fue un momento duro, pero había que pasarlo para poder seguir adelante. 

Con las cartas sobre la mesa, pensamos que tendríamos una oportunidad si él cambiaba, y vaya sin cambió. Ahora nuestra relación es mejor y más fuerte que al principio, siento que encajamos. Lo mejor de todo es que esta es también la historia de mi transformación, de observadora a hacedora, de cagueta a lanzada. Me encantan las manualidades, pero mi impaciencia muchas veces las pone en peligro, y termino antes diciendo que no se me dan bien cuando ni siquiera lo he intentado. Así que me armé de valor y, ante la incredulidad de los míos, me lancé a forrarlo con servilletas o, lo que es lo mismo, al decoupage, sin tener ni idea de hacerlo, con la tranquilidad que me daba saber que si tenía que tirar el mueble, pues bueno, tampoco lo usaba para nada más que para apilar las prendas para planchar y que uno nuevo son 30 euros.

Lo que hice fue pintar el mueble de blanco para que se viera de ese color y no negro por donde las servilletas transparentaran. Lo pinté a brochazos, no pretendía que quedara totalmente liso y cubierto, no hace falta.

Entonces empieza lo engorrosillo. Se aplica una fina capa de cola blanca y pegamos con mucho cuidado la servilleta (ojo, nos quedamos sólo con la finísima capa que tiene el estampado). Esto mejora con la práctica, yo empecé probando en zonas que no se verían para controlar las arrugas  y demás.

Una vez colocada y pegada donde queremos, le aplicamos otra capa de cola blanca (si le añades un pelín de agua se extenderá mejor) para que funcione como barniz. Y ya está.

Yo pensé en dejar zonas sin cubrir por aquello de lograr un diseño modernito, pero al final le cogí el gusto o algo y lo forré enterito. ¡Lo que relaja esto, oye!


Ahora sólo queda poner unos cajones molones de colores o quizá blancos con tiradores chulos.


Comprobaréis que Willow me ayuda siempre a todo y quizá hayáis reconocido el globo donde Noa se dio un paseo.


Perdonad las fotos pero son del móvil y con escasa luz. Tardé un día y poco en terminarlo y ha quedado bastante bien para asombro mío y todos y para ser lo primero que hago con esta técnica y, sobre todo, que ya no es negro sino muy alegre! 

Eso sí, si queréis auténticas monadas de esta técnica, daros una vuelta por el blog de mi querida Lau, Vueltas al coco y haceos con una de sus cajas o cuelgallaves o cualquier otro de sus "bonitismos"!

Por mi parte sólo confirmaros que, como dice Laura Chica , CREER ES CREAR. Sí crees que puedes hacer algo, lo consigues hacer, pues como lo crees, pones todo tu empeño y ánimo en ello. De igual forma, si crees que no podrás, no podrás de hecho, pues si piensas que no eres capaz para qué esforzarse demasiado. 

Yo, contradiciendo mi etiqueta de que no estoy hecha para las manualidades, pensé que por supuesto era capaz de empapelar el mueble, y lo creí tanto que lo hice. Y ahora no me canso de mirarlo, porque me siento muy orgullosa de mí misma. 

Con qué poquito se me alegra el día.

Pues eso. Creed en vosotros. Creed que eso que se os antoja tan difícil o imposible puede no serlo. ¡Y si conseguís lo que os proponéis, venid a contármelo, por favor!








Más »
1 comentarios

¿Cómo se declara Peter Pan?


Pues así...



Fuente: VOS
 "Señoras y señores, normalmente este espectáculo continuaría con Peter Pan mirando a Wendy y dándole un beso. Pero el show de esta noche no es una función normal, no se trata de Peter Pan mirando a Wendy y pidiéndole un beso, sino de Sandor Sturbl, un chico holandés de 28 años, mirando al amor de su vida, Jane-Marie Sullivan, (…) dándole algo mucho más especial", dice el actor ante la atónita mirada de sus compañeros de elenco y los espectadores.
Según publica el diario esocés Daily Record y como puede verse en el video, en ese momento comienzan a escucharse risas nerviosas entre los actores, algunos aplausos tímidos y el llanto emocionado de la futura prometida. "Es aquí en Glasgow donde hace 22 años nació esta preciosa chica y ante su familia (mientras señala al público) es que te quiero decir que sos la persona con la que quiero pasar el resto de mi vida", continúa Sturbl, quien acto seguido se arrodilla ante Wendy y le muestra los anillos.

Uf, no sé vosotras, pero yo he reído con este vídeo. Por la pobre chica que estaba al borde del siroco y por la emoción del momento. Jope, cómo se lo curran algunos.

Curraos vosotros también este comienzo de semana y haced que no pase desapercibida.

Feliz lunes
Más »
3 comentarios

Maternidad: Álvaro y Mara

¿Qué tal habéis empezado el año? Espero que fenomenal, y si no, tranquilidad que este 2014 aún es un bebé más o menos maleable y podemos hacer de él lo mejor que pueda ser.

Hablando de bebés - cómo hilo, madre-, hoy os quiero enseñar a una mamá muy afortunada, con un niño maravilloso y a la espera de una pequeña Mara.

Cuando Celia me escribió para que le hiciera fotos, me mandó una imagen que le gustaba y era de un crío al que le había escrito en el pecho "superhemano mayor"- Me hizo tanta gracia que quise darle el gusto y hacer algo así con Álvaro, que está a punto de empezar a ejercer el puesto.


En realidad, hay mucho teatro en esta escena porque seguro que Álvaro recibe encantado a su hermana pequeña. No sabéis qué encanto de niño, qué bueno y bien educado. Una gozada.


En unos días verán por fin la carita de Mara. ¡Y la de Álvaro al conocerla!



Le deseo desde aquí una horita corta a Celia, al tiempo que les auguro mucha felicidad. No puede ser de otra manera en una casa donde se respira tanta paz, respeto y alegría.


Espero conocerte pronto yo también, Mara. Ya estoy pensando en ti.


Y por fin la foto que más me gusta de Celia. Ella está en ese punto del embarazo en el que se ve hinchada
y fatal (yo la vi estupenda), así que quería sacar lo mejor de ella, sin duda, su sonrisa y su tripita.



Buena suerte!

Y vosotros haceos un martes muy bonito, llenadlo de buenos momentos!




Más »

Apunta tu mail y te lo mando

Archivo del blog

Peripecia García. Con la tecnología de Blogger.

Más en

Siguenos en Facebook

365 días esperando

Followers

Translate

No dejéis de visitarme. ¡Tengo más sillas!