Content

8 comentarios

Pequeña gran boda



Diana y Edu son una de esas parejas a las que sabes que seguirás viendo después de pasar con ellos su gran día, porque la relación se ha ido estrechando a lo largo de los días en que hemos ido preparando el Save the date y el reportaje de su boda. Os cuento cómo fue su "pequeña gran boda" con algunas de las páginas de su álbum.


Llegamos a Rascafría a media mañana. Edu estaba tranquilo. Mientras se vestía nos confesó que le tenía preparada una sorpresa a su novia: en la ceremonia, tras la comunión, el sacerdote daría paso a una canción cuya letra expresaba a la perfección lo que él sentía por Diana.


Ingeniero aeronáutico de profesión, le pedimos que enviara un avión a su futura, que se preparaba en otra habitación del hotel.


Diana había dormido como un lirón, pero no estaba tan tranquila como su novio. Eso sí, contenta estaba un rato.


Como le dije a la maquilladora, ella no es una novia convencional, y por eso nos dijo que nos lleváramos el vestido por ahí fuera si queríamos. Eso no lo hacen todas :) La pena es que lloviznaba y no era plan de correr riesgos.



La ceremonia transcurría con normalidad hasta que de pronto el cura -compinchado con los novios- saca a tres parejas y les empieza a preguntar por las lecturas que se acababan de leer (ni idea ninguno, jeje), y a preguntarles sus secretos para un matrimonio duradero. Un momento divertidísimo.


Las imágenes de cuando empezó a sonar la canción sorpresa de Edu constatan la emoción de los novios, que se contagiaban el llanto entre los dos, y también nos lo pegaron a los demás. Pero esas se las dejaremos sólo para ellos.

  
De las cantidades ingentes de arroz que les tiraron mejor no hablar. No me extraña que tuvieran miedo de salir. ¡Debían de sospecharlo!


Si la he calificado de pequeña gran boda es porque fueron medio centenar de invitados y, sin embargo, no sólo algo fue íntimo y entrañable, sino  grandísimo en todos sus detalles. 



Por ejemplo, las invitaciones las dibujó a mano Diana, que es toda una artista, y también hizo los muñequitos de su tarta, por cierto, muy especial...


Los muñequitos eran geniales, vestidos como ellos y todo. No puedo dejar de mencionar el lugar donde lo celebraron, El corralón del embalse, su estupendo servicio, su comida, su lindo y acogedor espacio, "su" Lola y sus increíbles ojos. Recomendadísimo.

Para su primer baile de casados, escogieron un tango que, pese a que aseguran que en los ensayos les salía mejor, nos dejaron alucinados, sobre todo con su química.


 Y después siguieron bailando y bailando. Oye, que resultaron ser unos bailongos y no lo hacen nada mal!


Ya que su boda fue muy personalizada, su reportaje no podía serlo menos, así que cogimos un dibujito que la novia hizo para indicar el acceso al banquete, y Nacho creó un menú para el DVD precioso animando el cohete que despega y surca los cielos. 

Diana escogió para su álbum un material que evocaba el encanto rústico de su boda.

Hemos pasado muy buenos momentos con Diana y Eduardo pero, sin duda, el mejor ha sido entregarles y ver con ellos el reportaje. Se me pusieron los pelos de punta sintiendo su emoción con el vídeo. Jesús! Ya sé por qué hago esto! Ese sentimiento compartido es impagable.

Highlights Diana y Edu from Peripecia García on Vimeo.

Espero que os haya gustado
Más »
6 comentarios

¿Personalizar la alfombra?

Me acabo de quedar tiesa con una foto que he encontrado por casualidad (no sé por qué San Google me ha sacado imágenes de alfombras si yo no buscaba eso), y ya sabéis que yo rápido os lo cuento si va de bodas.

Esta es la foto:
alfombra personalizada
143bridal

Yo no lo había visto nunca. Había visto alfombras rojas, de flores, pero con la historia de los novios ¡nunca! En el diseño más o menos repollo ya entra el gusto de los cónyuges pero, desde luego, original es.

alfombra boda
onewed

alfombra personalizada
bridalmusings
alfombra boda
itsabrideslife

Más »
4 comentarios

Preboda de Laura y Miguel

Conocimos a Laura y a Miguel a través de nuestras queridas Marta y Cris de Envidien mi boda. Es la primera vez que nos contrataban a través de un intermediario, así que cuando por fin llegó el día de vernos las caras íbamos los cuatro igual de nerviosos. 


Miguel sólo libra los domingos, y no queríamos hacerle madrugar mucho. Querían que fuéramos al Retiro y allí que nos encontramos temprano. Una pareja en un banco frente al embarcadero, otra pareja llena de bártulos...

- Esos son.
- Sí, yo también lo creo.


Laura odia posar, dice que se le pone su sonrisa de foto. Y qué sonrisa! Yo creo que es su marca de la casa. Miguel tiene unos ojos preciosos que no aguantan la luz del sol.

Entre ellos tienen un rollo tan especial que sólo hay que dejarles a su aire y observar.


Por fin había llegado el calor a Madrid, sólo que había llegado de golpe y porrazo, haciendo la ola y con toda su parafernalia, y esa mañana apretaba, y apretaba fuerte. Entre las presentaciones y un poquito de charla para que no fuera "disparar a matar", el sol subió hasta donde las fotos ya no quedan igual de bien y empieza uno a refugiarse en sombras, así que yo no pude hacer lo que tenía pensado, pero acabé igual de contenta sólo por haberlos conocido.


Incluso a pesar de que el Palacio de Cristal, sede del Reina Sofía, albergaba una exposición "extraña" que no cuadraba con las fotos que esperaba hacer allí.


 Y es que después de una sesión cortita porque ninguno quería morir de insolación, nos sentamos en una terraza a que nos atracaran por unas cervezas como si fuéramos guiris. 

 Y estuvimos hablando de su aventura londinense, de sus planes, de su luna de miel sorpresa porque se la regalan...
Y tuvimos que pedir más cervezas.


Acabamos comiendo juntos, y charlando y riendo mucho más. Un lujo de pareja.

Qué ilusión acompañarles en su gran día. Seguro que es un fiestón de lo más divertido.
Más »
3 comentarios

Invitación de los 60 y actual


El sábado estuve con mi madre y mis tías viendo fotos antiguas que guardaba mi abuela en una maleta vieja. No hace falta que os comente la de "oyyys" y "ayyyys" que intercambiamos. La cuestión es que entre las fotografías apareció la invitación de boda de mis tíos abuelos y, claro, os la tenía que enseñar.




Al observarla me doy cuenta de la profusión de detalles y adornos que incluimos en las actuales, y de que está todo inventado. Los carteles con una columna de texto con frases motivadoras e inspiradoras ya no parecen tan originales con este documento delante, salvando las distancias, ¿verdad? si bien ahora mezclamos tipografías e incluso nos saltamos las reglas ortográficas rompiendo las palabras sin tener en cuenta las sílabas. 

invitación original

Si os gustaría que vuestra invitación contase vuestra historia y tenéis un poco de paciencia y nociones básicas de algún programa de edición de imágenes podéis haceros una de lo más de moda, descargandotipografías de Dafont por ejemplo. Si sois mañosos con el lápiz, podéis dibujar y escanear ilustraciones, que darán un toque más de cómic al texto (en mi caso, el habilidoso en eso es el marío, por eso yo he puesto imágenes de Internet).




Más »

Apunta tu mail y te lo mando

Peripecia García. Con la tecnología de Blogger.

Más en

Siguenos en Facebook

365 días esperando

Followers

Translate

No dejéis de visitarme. ¡Tengo más sillas!