Content

martes, 3 de septiembre de 2013

Laura+Carlos+Tirso


Laura y Carlos lo han hecho todo al revés. Quisieron una sesión de preboda cuando se enteraron de que estaban embarazados y en realidad no había boda a la vista; se estrenaron como papis con un Tirso la mar de salao hace año y medio; se fueron de luna de miel en julio, y se casaron finalmente el pasado 10 de agosto. Todo al revés. 

O al derecho, por qué no. 

Carlos estaba tranquilísimo, decía. Lo único que parecía agobiarle ese día era el calor.



La familia del novio había venido de Palencia para la ocasión, pero el protagonista absoluto de los preparativos fue Tirso, que deambulaba entre nosotros, de una habitación a otra, con sus valientes aunque torpes pasitos.  Una gozada de niño que se portó fenomenal durante toda la intensa jornada. 


Laura sí estaba muy nerviosa. Tenía esa angustia intrínseca a la mayoría de novias por que todo saliera bien.





He de decir que la conozco desde hace un cantidad obscena de años. Me cuesta describir la emoción que sentí al verla allí terminando de arreglarse con sus hermanas, en el baño en el que tantas veces nos hemos atusado todas antes de salir por la noche. 


Que Nacho y yo queramos a estos novios no es la causa de que creamos que fue una de las ceremonias más emotivas que hemos visto. Si habéis asistido a bodas civiles, estaréis de acuerdo conmigo en que las lecturas pueden engrandecerlas o no. Ellas sostienen este tipo de ceremonias y hay que conferirles la importancia que tienen a la hora de organizarlo todo, así como a quién será su conductor


En este caso, la tía y madrina de la novia se encargó de ser la maestra de ceremonias.



Leyeron familiares y amigos, con emoción palpable. Fue muy bonito cuando una amiga relató cómo se conocieron los novios, de pequeños. Y Carlos, el tranquilísimo, pasó a emocionadísimo, como Laura. No dejaron de llorar hasta el momento del intercambio de anillos, en el que hicieron gala de su buen humor y complicidad.



Para la (breve) sesión de posados -la confianza y el calor hicieron que los cuatro estuviéramos más pendientes de la cerveza que nos esperaba-, escogimos las afueras del Cortijo de Mónico, para hacer un guiño a aquella preboda en su pueblo palentino.




Es mejor que comprobéis vosotros mismos lo bonito que fue todo con este aperitivillo:

Laura+Carlos from Peripecia García on Vimeo.

4 comentarios:

Paula Franco says:
at: 3/9/13 11:04 dijo...

Precioso de principio a fin!!! Me encanta!! Muchas felicidades a los novios y a la fotógrafa y el videógrafo!!

muchochupchup says:
at: 3/9/13 12:16 dijo...

vaya fotones!!! me encanta la del bebé con los zapatos del papi!! ejejejej A mi me parece súper bonito que el hijo esté presente en la boda de sus padres!!!

Envidien Mi Boda says:
at: 4/9/13 8:36 dijo...

Vaya fotos bonitas bonitas....
¡Artistas!

Arantza says:
at: 4/9/13 12:49 dijo...

Qué fotos más bonitas !!!
Estabais guapísimos !!!!
Nos hemos emocionado.

Las chicas del PTM.

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por comentar!

Apunta tu mail y te lo mando

Peripecia García. Con la tecnología de Blogger.

Más en

Siguenos en Facebook

365 días esperando

Followers

Translate

No dejéis de visitarme. ¡Tengo más sillas!