Content

martes, 27 de mayo de 2014

Mara y su hermano mayor



Hace unas semanas conocí por fin a Mara, un auténtico pastelillo para comérselo. El día que le hice fotos en la tripa de su mami, su hermano Álvaro se preparaba para su llegada, y a la vista está que hincó bien los codos.



Sabéis que lo mío eran las novias, pero es que está pasando algo que me emociona como no os hacéis una idea. Y es que parejas "a las que he casado" me avisan de que están embarazados y que cuentan conmigo para el seguimiento o las fotos del bebé. Ya sólo recibir la noticia me desborda de alegría. Que quieran compartir eso conmigo me hace muy feliz, pero es que no podéis imaginar la sensación de conocer a sus churumbeles. Recientemente, mis adorados Paco y Paula han sido papás y acompañarles en el día de su boda y ahora en esta pedazo de aventura... pfff! Se me pone la carne de gallina, de verdad. Los geniales Laura y Miguel están esperando a su niña; y en breve fotografiaré a León en la tripa de Lauri... Estar en esos momentos tan claves te une a las personas. Es fantástico, qué trabajo más bonito, oye!


Y todo esto (madreeee cómo me enrollo!) era en realidad para deciros que las bebés no son como las novias. Se portan mejor. 

¡Es broma! Bueno, mejor que alguna sí... :D

Yo creo que las sesiones con recién nacidos han de ser eso, con recién nacidos, dos semanas a lo sumo. Con bebés prefiero esperar hasta los 5-6 meses (o más), el momento en el que los congelaba si no fuera tan rarito y delito :). Me encantan los críos a esa edad. Ya se sientan, se ríen mucho, y puedes hacer otras cosas.  Al principio los bebés duermen mucho y profundamente, por lo general. Es el momento de ponerles en esas poses tan graciosas porque ni se enteran. Al mes ya pueden empezar con cólicos y demás. Los tres meses y pico de Mara  hacen que sea un quiero y no puedo. Tú me pones este tutú precioso y no sé si pretendes que te haga un fouetté, pero es que yo aún no tengo fuerzas ni de levantar mi cabeza, señora Peripecia.

Eso sí, si lo logro estate atenta porque vas a flipar con los ojazos que tengo.


Y por muchas cosas de atrezzo que hayas traído me echaré a dormir cuando me apetezca. :)



Y si me pones en una base giratoria para tartas porque crees que soy un bombonazo y no has visto a otro bebé así por ahí, pues no pretendas que sonría, y no quiero llevar el tutú rosa ese tan cursi. Tendrás que aguantarte. :)


Las estrellas somos así. :)

Gracias, Celia y Luis, por dejarme compartir las imágenes de estos dos modelazos. Me entusiasma la familia que formáis.

Feliz martes. Disfrutad mucho de vuestras estrellas, si las tenéis. Si no, de lo que os haga sonreír.




PD: odio la corrección automática!!Me está volviendo loca, voy a ver ahora mismo cómo se quita

2 comentarios:

Contando los sesenta says:
at: 27/5/14 20:03 dijo...

Qué etapa tan bonita y qué poquito dura, nena. Luego, en cuanto te descuidas, los niños se te hacen concejales o así.

muchochupchup says:
at: 28/5/14 9:45 dijo...

Aiiiisss qué bonita, con el floripondio en la cabeza!! para comérsela!!!

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por comentar!

Apunta tu mail y te lo mando

Peripecia García. Con la tecnología de Blogger.

Más en

Siguenos en Facebook

365 días esperando

Followers

Translate

No dejéis de visitarme. ¡Tengo más sillas!