Content

martes, 31 de mayo de 2011

Amor en el Empire State


En cuestión de un mes subiré por fin al Empire State. Tengo tantas ganas que ni siquiera me lo creo. Si ahora mismo surgiera cualquier imprevisto que nos impidiera viajar creo que no me sorprendería en absoluto. Es tanta la ilusión que se me han bloqueado las emociones y estoy en un estado de ataraxia que no me creo que ni yo, pero es verdad, voy a mis despedidas de soltera pero en plan observadora, como si nada de esto me estuviera pasando a mí porque no consigo asimilarlo todo. 

Pero bueno, no os preocupéis que ya me encargo yo de pellizcarme hasta que me lo crea.


La cuestión es que nunca tanto hormigón junto fue tan romántico. Su aquitectura art decó ayuda pero, sin duda, es el cine el culpable de que lo veamos así y de que yo cuente los días para rascar el cielo desde su planta 86.


 Si algún día consigo rodar mi peli, por fuerza habrá una secuencia allí... ¡Aunque tenga que empeñarlo todo! 
Allí, donde quedaron Deborah Kerr y Cary Grant en Tú y yo, o se encontraron Tom Hanks y Meg Ryan en Algo para recordar, allí, el escenario de uno de los más grandes finales aunque, paradójicamente, yo paro el dvd antes de que llegue porque si no me hincho a llorar cuando Kong agoniza.

No me termina de convencer que  iluminen la torre con motivo del día de San Valentín, de San Patricio u otras festividades, aunque he de reconocer que tengo guardado el guiño a España cuando ganamos el mundial el de fútbol.

Si pudiérais, ¿os gustaría casaros en este mítico edificio?





Pues a ver si brides.com vuelve a poner en marcha el concurso por el que catorce parejas ganaron celebrar su boda en el rascacielos tras contar su historia de amor. 

Os pongo las fotos de algunas de ellas. Qué queréis que os diga, yo las veo muy frescas para ser 14 de febrero, que allí hace fresquete. Pero vamos, que seguramente sólo sea ¡envidia!















1 comentarios:

Paet says:
at: 7/6/11 11:23 dijo...

El empire state no es la mejor experiencia en NY porque sencillamente solo hay una experiencia en NY y va desde que aterrizas hasta varios días despues de dejarlo, ni siquiera es un carrusel de emociones puesto que todo lo que ves es acumulativo y la emoción y pasión por lo que allí no hace otra cosa sino subir, tienes que pasar por la aduana porque en un mundo de ensueño debe haber barreras, seguro que lo disfrutais muchisimo, muchos besos! y ya queda poco! :)

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por comentar!

Apunta tu mail y te lo mando

Archivo del blog

Peripecia García. Con la tecnología de Blogger.

Más en

Siguenos en Facebook

365 días esperando

Followers

Translate

No dejéis de visitarme. ¡Tengo más sillas!