Content

martes, 9 de octubre de 2012

Dos dientes y medio

Hola, hola, jo, que no hay manera de establecer una periodicidad aquí. Cuando cojo el ritmo, me surgen cosas que me apartan otra vez del blog. Pediría que me pusieran más horas en mis días, pero lo cierto es que luego me quedo frita a las 22.30, así que...


Este domingo hemos estado haciendo fotos a Samuel. Era un día duro para él. La noche anterior había celebrado su primer cumpleaños y no estaba muy descansado, pero es que además sus dos dientes y medio están apunto de tener más compañía y sentía la necesidad imperiosa de morder lo que se le pusiera por delante. Y su salón estaba lleno de globos.



Que si la cuerda, que si el globo entero, que si las letras de goma EVA que había llevado yo de atrezzo... Ahora tengo una P que parece un gruyere y la conclusión de que ser niño es no es tan bonito como pensamos. Muchos ansían regresar a la más tierna infancia donde no existen las hipotecas, pero seguro que esta criatura a veces piensa "quién me mandaría a mi salir", a juzgar por el ahínco en sus mordiscos.

















Y ojito, que después los dientes se caen! Y no solos, no, que normalmente intercede algún padre o alguna abuela con un hilo o los dedos en pinza. Ufff... ¡A mí me crearon algún trauma!

Os iba a enseñar la cajita con mis dientes de leche que aún conservo, pero  quizá no es una visión con la que os queráis quedar, así que mejor os muestro los casi casi tres dientes de Samuel. Y es que es también es cierto que se les hace felices con nada, y una mueca les hace olvidar sus encías.


Hacerse mayor no sólo trae penurias, que también vemos cumplirse algún sueño (más bien lo cumplimos nosotros), y llenamos la mochila de anécdotas divertidas, entre otras muchas cosas. Pero hay algo por lo que sí merecería la pena retroceder en el tiempo alguna vez:  la imaginación, la magia.


Cómo un poco de agua y jabón puede provocar tanta fascinación... Qué gozada verlo todo así.
Os deseo miradas de niño, por cursi que suene!

¡Feliz "márcoles", que esta semana es cortita!


9 comentarios:

Maïder Tomasena says:
at: 9/10/12 19:12 dijo...

Las fotos son ¡ESPECTACULARES! y mira que con lo que se mueven es difícil captarles con tanta nitidez, me gustan muchísimo. Felicidades a Samuel, mi foto favorita la última con las burbujas de jabón ¡es mágica!

Merimery says:
at: 9/10/12 19:50 dijo...

Unas fotos buenísimas! Y el relato también! La de las pompas es una pasada!

Marta Bodas says:
at: 9/10/12 19:51 dijo...

¡Qué fotos tan deliciosas! Y el título del post también.

Un beso, Peripecia.

Pilar says:
at: 9/10/12 22:31 dijo...

No es cursi, es delicioso.

la luna says:
at: 9/10/12 22:48 dijo...

Preciosa entrada y geniales fotos!

Contando los sesenta says:
at: 9/10/12 23:54 dijo...

Estoooo, que digo yo, que me gustaría saber hacer fotos. Joer, nena.

muchochupchup says:
at: 10/10/12 16:37 dijo...

Ayyyy que cosita más bonitaaaaa!!!!!!

morethanchic.com says:
at: 10/10/12 22:05 dijo...

Y que yo coja la cámara y sólo me salgan fiascos??? Jolines, qué arte tienes... haciendo fotos y logrando sonrisas (son 34 castañas muy bien empleadas, no??)

Besos, salá!!

Lau (Bulubú) says:
at: 22/10/12 15:44 dijo...

que lindo! te felicito es hermoso! y me encanta el blog! no lo conocía, soy Lau de bulubu.blogspot.com besos!!

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por comentar!

Apunta tu mail y te lo mando

Archivo del blog

Peripecia García. Con la tecnología de Blogger.

Más en

Siguenos en Facebook

365 días esperando

Followers

Translate

No dejéis de visitarme. ¡Tengo más sillas!