Content

jueves, 18 de octubre de 2012

Boda en Galicia

Los que me seguís sabéis que este puente he estado en Galicia. Se casaba una de mis más íntimas amigas, alguien con quien he crecido y compartido los más variopintos momentos; un testigo de excepción de mi vida, una confidente, un pilar. Una persona con la que me divierto muchísimo y en la que hallo consuelo o consejo, una compañera de aventuras. Espero que nos queden muchas más.

Como siempre que quiero hacer foto y/o vídeo en la boda de alguien querido que contrata a otras personas para que yo pueda disfrutar como cualquier otro invitado, constato que no se pueden ser las dos cosas a la vez, reportera e invitada. Y en esta ocasión no luché contra los elementos, sino que me dije "se te casa Krys, disfruta". Y vaya si lo hice, ahí en primera fila -gracias, gracias-, desde la peluquería hasta el final de la fiesta pasando por los nervios de sólo tengo tres cuartos de hora para vestirme, hacerme un par de fotos y salir pitando.



También estuvimos tomando una cervecita con el novio, y presenciando la curiosa costumbre de llevar a los novios el regalo a su casa los días previos y hasta horas antes de la ceremonia. Y, por eso, en ambas casas, había algo de picoteo para recibir a los invitados. Eso sí ¡no conseguimos que el novio se vistiera para las fotos!

Que no es que sea mi amiga del alma, es que la tía iba guapa, guapa. Vamos, que el coche, por muy bonito que fuera lo era más porque la llevaba de atrezzo.



La enorme y única rosa blanca en que consistía el ramo se la regaló a nuestra amiga Bea, a quien nos empeñamos en casar, aunque ella se resista. ;)

Como bodorrio que fue, la preciosa novia fue escoltada por toda una tropa de damas y pajes de varias edades. Nada más y nada menos que 9, entre los que destacaban un chulapo y una gallega graciosísimos Y el mejor el pequeño Nacho, que era el portador de los anillos, y menos mal que iban atados porque sus dos traviesos años le pusieron al asunto mucha emoción.

Una vez dentro de la iglesia, el sacerdote da paso a Krys que nos da una bienvenida. Primera lágrima, segunda, tercera... Torrente.

Ya no paré hasta el final, agravándose el tema con cada canción en directo: que si el Hallelujah de Shrek, que si el I can't help falling in love with you del Rey... ¡¡¡Venga, tía, tú querías matarme!!!  ;)

Os juro que no había manera de no llorar, ¿verdad, Marta? ;)

Fue una ceremonia preciosísisisisiisisiisisma. El cura, increíble, aconsejándoles a los novios que ahora "el cacho más grande de su corazón fuera para el otro" y "que no fueran cagaos". Grande, grandísimo. No me despisté ni una vez. Nada de blablablá o bleblebé. No. Sólo lo justo y necesario, nunca mejor dicho. Este chico así convence a cualquiera de lo que sea. 

En otro orden de cosas, la novia lució la pulsera que le regalamos en su despedida.

Lo que les esperaba a la salida no era una lluvia de pétalos y arroz, no, era un tormentón. Y no os imagináis sus cara cuando de repente alguien les echó un paquete de arroz enterito a cada uno, que les pilló de sorpresa. Eso no se hace, pobrecillos, debieron encontrarse granos hasta en el alma.


Esta boda da para varias entradas, por la cantidad de detalles, así que ya os contaré más despacio. 

La cuestión es que el protocolo no lo vio casi nadie. Todas las horas que hemos pasado pegando tapones e ideando la forma de presentar las mesas e indicar a cada invitado su sitio se fueron al traste cuando lo dejaron por error en la más absoluta oscuridad.

La temática alrededor de la cual giraba todo era el vino. Así que se me ocurrió que los meseros podían ser tipos de uva y cada mesa una botella, en cuya etiqueta irían los nombres de los respectivos comensales.

El clima, pese a que las clarisas hicieron su trabajo y no llovió en los momentos cumbres, no acompañaba para un cóctel al aire libre y habilitaron un salón. Quizá fue también por el elevado número de invitados. La cuestión es que no se cambió el protocolo de sitio, quedándose en un lugar a oscuras en medio de la nada. Sólo lo encontraron los niños, y cuando Nacho me dijo que se estaban tirando los unos a los otros las letras que hicimos con los tapones de corcho... grrr!

Ya os avisé de lo que pasó en mi boda, bueno, pues de nuevo os recomiendo muuuuuuuuuucha atención si vais a poner detalles de este tipo donde celebréis vuestro matrimonio. La verdad es que toda esta profusión de elementos decorativos a lo americano está calando hondo y se están extendiendo velozmente, pero lo cierto es que los lugares de bodas aún se están poniendo al día en su mayoría, y te miran con cara rara cuando dices quiero hacer esto así o poner aquí lo otro.  (Con todo y con eso, María fue paciente y colaboró un montón).

Eso sí, yo lo siento terriblemente por la novia y por mí que nos molestamos en idear todo eso para que no lo viera nadie, si bien el A Toxeiriña es un sitio espectacular por sí mismo, y los invitados quedaron encantados pese a tener que buscar su nombre en las listas de toda la vida.

Los recién casados nos obsequiaron con tantos regalos que dudábamos si era 13 de octubre o 6 de enero pero, como os digo, dedicaré otro post a esta boda. 

Por fin llegó la hora de los postres y pudimos ponerles el vídeo sorpresa que hemos preparado su familia y amigos.
No daban crédito. Salíamos cantando y bailando en plan "lip dub", pero ¡dentro de su casa! Aprovechando uno de tantos fines de semana que han viajado a Galicia para prepararlo todo, nos colamos en su cama, nos lavamos los dientes con sus cepillos y nos bebimos su vino. Obviamente, llevamos nuestros propios utensilios para dar el cambiazo. Lo pasamos genial asaltando su nidito y qué tensión colocándolo todo para que no se dieran cuenta de que alguien había entrado. 

Además del asalto, aparecíamos en lugares con carga sentimental para ellos, como el cole o las casas de sus padres. Una manera de hacer algo emotivo ¡pero bien divertido!



Entonces bailaron y empezó la fiesta. Y nos dieron las tantas.










Y se pasó. :(

Qué rápido se pasa todo. ¡Disfrutad de cada momento!

5 comentarios:

BLOGOSFERIA says:
at: 18/10/12 18:57 dijo...

Qué novios más felices...que guapos!!Ideal todo,Laura!!bsss!

Maïder Tomasena says:
at: 19/10/12 10:12 dijo...

Las fotos son preciosas llenas de detalles, te entiendo con eso de llevar la cámara siempre me digo tengo que disfrutar y al final termino sacando alguna foto ¡es superior a mí! Me encanta todo lo que se hizo, a los novios se les ve super felices :-)))

Yonaka says:
at: 19/10/12 14:38 dijo...

Qué bonito! Y me ha encantado el detalle del video, muy original

Envidien Mi Boda says:
at: 25/10/12 10:46 dijo...

Qué boda más bonita. Deseando ver más y conocer así todos los detallitos.....
Un besazooo

experienciasdecolores says:
at: 25/10/12 23:18 dijo...

¡Qué fotos más bonitas con detalles pero también con momentos entrañables! preciosas

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por comentar!

Apunta tu mail y te lo mando

Archivo del blog

Peripecia García. Con la tecnología de Blogger.

Más en

Siguenos en Facebook

365 días esperando

Followers

Translate

No dejéis de visitarme. ¡Tengo más sillas!