Content

martes, 5 de febrero de 2013

Momentos sabor a piquillos


Alguien dijo que no había que llenar la vida de días, sino los días de vida, y yo añado "y de momentos de calidad".

A veces puede ocurrir que estés sentada en una terraza en la orilla del mar tomando un Albariño con tus amigas Krys y Bea, mientras el sol del ocaso te arropa en una fresca tarde de agosto que no estaba planeada, y ellas cuentan alguna cosa graciosa, como siempre, y tú te fijas en las barcas, te llenas de aire gallego y las miras, y piensas en los kilómetros que han recorrido contigo para ver qué había después...

O a veces está Pau en tu casa un martes y habláis de lo que no puede ser y de lo que sí, y te sientes achuchada cada vez que dice cualquier cosa con esa sonrisa tan dulce y esos ojillos guiñaos...

O puede que simplemente estés en silencio el sábado en tu sofá, un rayito se sol atraviese la estancia y te sienta de lo más a gustito en esa paz de tu casa.

A esos destellos de felicidad yo los llamo momentos de calidad, y los últimos se han dado alrededor de la mermelada de piquillos que descubrí para Navidad en Es pan comido.


Se pone todo en un cacito y a hervir. Cuando empieza a espesar se retira y se vierte en un tarro de cristal. Si para la ocasión, ya que te pones, te decoras como tú sabes unos botes reciclados y le plantas una etiqueta mona, puedes quedar mucho más que estupendamente, qué te diría yo, pues como una amita de casa rubita y fina americana de los 50, por ejemplo.

Yo la sirvo para untar sobre queso o paté. Y vuela.



Por un martes con un momento de calidad.










8 comentarios:

Marta Bodas says:
at: 5/2/13 11:20 dijo...

Precioso post. Uno de los momentos calidad de este martes habrá sido leerte.

Vueltas al coco says:
at: 5/2/13 11:49 dijo...

Me ha encantado está entrada Lau! Se me han saltado las lágrimas!
A mi marido no le gustan los pimientos... :-( pero da lo mismo, la haré! Jeje
Un besazo

Peripecia García says:
at: 5/2/13 13:33 dijo...

Gracias, chicas. Muchas, muchas :)

Coquetíssima says:
at: 5/2/13 16:21 dijo...

Un post genial! Justo el otro día, íbamos mi novio y yo, buscando mermelada de pimientos en el super, pero nos tuvimos que conformar con la de tomate, porque no había. Verás lo contento que se pone mi novio cuando le diga que tengo la receta!!
:D Gracias por compartirla, guapa!

Un beso fuerte y feliz Martes!

BLOGOSFERIA says:
at: 5/2/13 18:57 dijo...

Pero que bonitos esos tarritos y esos momentos de felicidad!!
besos!

Pilar V says:
at: 5/2/13 22:56 dijo...

Me has convencido, mejoraré mis reservas.

Contando los sesenta says:
at: 6/2/13 11:49 dijo...

Me gusta el modelo marimoñas. Pero me corroe una duda: los pimientos del piquillo ¿valen los de bote?

Peripecia García says:
at: 7/2/13 9:57 dijo...

Gracias, bellezas!!!

Los pimientos sí que pueden ser de tarro, por supuestísimo!!!

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por comentar!

Apunta tu mail y te lo mando

Archivo del blog

Peripecia García. Con la tecnología de Blogger.

Más en

Siguenos en Facebook

365 días esperando

Followers

Translate

No dejéis de visitarme. ¡Tengo más sillas!